Educar es como Cocinar

por João Gabriel Almeida

Escribimos hace poco sobre la crítica a la tecnología y por qué creemos que está fuera de lugar, queremos hablar hoy de comida para pensar la educación a distancia.

Plataformas y Monsanto

Hoy en día hay grandes latifundios de datos que recogen mucha de nuestra información y la venden. Eso nos recuerda a Monsanto y su modo de producción de alimentos:

1. Tipificación: Facebook se basa en eso. Las marcas pagan para entender quién eres y si consumirías su producto, crear tipos específicos y delimitados de cultivos es parte fundamental de la agricultura masiva.

2. Privatización: Los usuarios generan los datos en una Plataforma y firman los Términos y Condiciones para su venta. Eso permite que comercialicen la información que producimos. Seleccionar las mejores semillas siempre fue una práctica de la agricultura. Lo que hace la “manipulación genética” de las multinacionales es adueñarse de los genes y decir que eso las autoriza a cobrar por su uso.

3. Degradación: Todo lo masivo consume mucha materia prima, destruye la tierra, contamina el agua y el aire, mata a la gente con sus pesticidas. De igual manera, el exceso de datos y su venta crearon un espacio de culto al consumo. El caso de la influencer brasilera Pugliesi en la pandemia es ilustrativo. Ella vive de vender una vida perfecta en Instagram en fiestas y viajes. Para continuar de moda, hizo un casamiento que fue un foco de contaminación del COVID-19 y otra celebración en medio a la cuarentena. Lo que pareciera algo individual es en verdad la lógica comercial de las redes.

La respuesta al latifundio nunca fue desistir de producir comida. Lo mismo pasa con la vida digital. No es dejar de vivirla, pero crear modelos alternativos de uso.

Las tareas de cuidado como explotación

Compartir no es lo mismo que colaborar. Llegamos a esa idea con la investigadora y mi compañera Lizeth López Rodríguez, a quien debo muchas de esas reflexiones, así que es importante marcar diferencias entre las dos palabras.

Compartir significa “partir con los que están cerca”. Eso para las mujeres fue algo impuesto, no era un deseo voluntario contar todo sobre su vida a su marido o estar siempre en la cocina. Hacerlo era su obligación de ama de casa. De igual manera, existen prácticas de compartir hoy que son casi obligatorias. Por ejemplo, muchas personas dividen su apartamento porque no tienen dinero para pagar solos. Vivir bajo el mismo techo con alguien que no repone los productos que consume o que no limpia los espacios comunes, no es colaborar, que viene de “laborar con”. Un trabajar “con” pasa por un proyecto, no es inherente.

Fast Food y Alimento Casero

Las cadenas de Fast Food son el ejemplo perfecto de lo que criticamos. Necesitan de técnicas de propaganda para parecer más seductora de lo que es. Ponen químicos que hacen daño a la salud, utilizan altas doses de azúcar para viciar.

 Ya el cocinar casero, lento, se basa en otras premisas. La primera es valorar lo local. Conocer los ingredientes disponibles en el lugar donde vives, así como las tradiciones culinarias de esa región.

Al aprender una receta, existen referencias. Utilizamos onza, miligramos o una taza de algo, tenemos una medida. Pero aprendemos cuando interiorizamos la proporción y somos capaces de crear variaciones, cambiar ingredientes, etc.

El uso de tecnologías se vuelve parte del sentido, no el fin ni el principio. Podemos preparar una salsa con o sin una licuadora. Intentamos una receta viendo o no un video en YouTube. Buscamos un alimento delicioso, eso es lo que le da sentido a la técnica, no lo contrario.  Un acto de cuidado, de cariño, el gastar parte de nuestro tiempo para tener el mejor alimento posible.

 La educación es tal cual la cocina. Utilizar un ambiente virtual sin pensar al respeto es tragar Fast Food. Perdemos los saberes y somos rehenes del modelo industrial. Cuando enseñamos a la manera lo casero, estamos cuidando la relación de aprendizaje. La tecnología gana un propósito específico. Así como el alimento, una buena educación es un gesto de amor, sea a distancia o no.

Otros Hilos del Tejido