Los Disonantes

¿Qué es disonancia?

La disonancia, desafinados, desafinadas, desafinades, no guardar una relación de consonancia con los demás elementos de un conjunto.  Una posición distinta a un algo hegemónico. Desarmonía interna en conflicto por las ideas de creencias impuestas. 

Disonar contra preceptos y ficciones universales anulando la pluriversidad de la vida, frente a la omisión de cuerpos, soslayando historias, nuestra historia: atravesada, agrietada, murmurada. Nos encontramos disontantes, disidentes, disintiendo. Fronterizos, inacabados, monstruosos,  miradas inquietas que caminan el mundo en contracorriente emitiendo gritos y rugidos; desestabilizando y procurando la multiplicidad del vivir; fogateando el deseo de saber, estar, vivir y existir juntes. 

Disonar frente a la parametralización, es la distancia de lo que se impone desde afuera, es la relación que permite escucharse a sí mismos para buscar los propios sentidos. Es pertenecer a un espacio educativo teniendo profundas distancias respecto a sus prácticas reproductoras de la instruccionalidad, homogenización. Es la falta de coincidencia entre lo que quisiéramos que fuera la educación y lo que es la educación, entre la cultura escolar y la cultura de enseñanza-aprendizaje que quisiéramos construir. Es no formar parte de algo que es aventarles a los niños y niñas a cualquier contenido o llenarles de información sin pertinencia. Ser la diferencia también, que el sistema nos la pone muy difícil. Disonantes, la voz que provoca rechazo en las instituciones, pero que sigue buscando el diálogo para no reproducir la exclusión, va más allá de la negación porque busca habilitar un fluir, una voz alternativa. Superar el miedo que nos impide pensar, darle vida al cuerpo, disonante con lo consonante (letra consonante no produce sonido), disonante de volver algo comunicable del fluir de ideas, fluir de un diálogo un debate. 

Disonancia como una tensión, un conflicto o un desajuste entre aquello que puede determinarnos de alguna manera y la posibilidad de posicionarnos frente a ello, actuar y construir prácticas que conllevan a procesos educativos transformadores. En ese proceso, además, podemos pasar de vernos y ver a los demás como objetos de conocimiento a posicionarnos y reconocer a los demás como sujetos agentes y autónomos de su conocimiento. 

Según Rancieré: una organización de lo sensible en la que no hay realidad oculta bajo las apariencias, ni régimen único de representación y de interpretación de lo dado que imponga a todos su evidencia”. 

Gloria Anzaldúa nos dice de esa una postura ético-política que no acepta como verdadero, único, estático y universal ideas, proyectos, mandatos que se han aceptado bajo un consenso y unidad de un grupo que puede ser de las mayorías pero también de las minorías. A su vez, es una forma de mirar que implica la crítica y la reflexión como base del hacer de un sujeto, colectivo, comunidad, sociedad.

La disonancia es un momento constituido y constituyente , que enmarca una articulación compleja de emociones de orden social como la resistencia, la imposibilidad, la carencia y la desigualdad, existe una desarmonía entre las distintas miradas de la diversidad que enlazamos a través de los posicionamientos que implican lo social, lo biológico unido a  procesos simbólicos que la hacen visible en la sociedad.

La construcción epistémica del sentido del proceso de creación de nuestro proyecto

Desde la necesidad de considerar los acuerdos, o puntos de encuentro entre les integrantes del grupo, originalmente, en el proceso que se describe a continuación, se rescatan los desafíos dialogados, y puestos en marcha, respecto a: reconocer nuestra diversidad pensando “¿Cómo construir diálogos comunes acogiendo el disenso?”, a la acción de “Implicarse en el momento histórico, a través del desplazamiento de la posición de investigadxr, sujetx politicx, educadxr”, y el interés por la proyección artística en la que podamos sumergirnos o arriesgarnos para la creación del proyecto; se busca responder a las claves metodológicas levantadas en las [últimas] sesiones para la construcción colectiva del proyecto. 

Así, el reconocimiento de un primer nudo problemático, que corresponda al presente en el que nos vemos inmersxs, es el encontrar la indeterminación en el Presente -su potencialidad- cuestionando elementos que son dados como verdades, como la idea de igualdad y racionalidad, en el ámbito educativo; desgranando problemáticas al interior de dicho nudo, en las relaciones de “la pandemia, lo indeterminado y lo colonial en lo educativo.” Desde aquí, surge la necesidad de indagar en los elementos fundamentales del nudo problemático a partir de las siguientes preguntas:

¿Con qué sujetes queremos construir las acciones para la creación del conocimiento de nuestro proyecto? 

La reflexión sobre esta pregunta siempre emergió en una emoción que, los tonos de voz y palabras que la virtualidad permite compartir, posicionó el interés de colectivizar la reflexión de esta pregunta siempre de manera dialógica, reconociendo y valorando las experiencias compartidas en cada sesión de reunión, desde sus diferencias y las disonancias (nunca estáticas) correspondientes a nuestras historias de vida, roles o participación organizativa social, a nuestros territorios desde la escala corporal  hasta la latinoamericana, nuestra formación y otras dimensiones experienciales que se iban co-significando entre y para todes. 

Así, esas mismas experiencias son valoradas tomando el sentido de sujetx de investigación “siendo nosotrxs lxs sujetos desde donde construir el conocimiento… que el punto de partida sean nuestras experiencias y miradas, que no son ajenas a lxs sujetos con lxs que construimos espacios educativos y que son experiencias educativas relacionales”, vistas como “dimensiones subjetivas e intersubjetivas como sujetos disonantes”.  

¿Cúal es nuestro deseo del saber con este proyecto colectivo? 

Realizar el ejercicio de declarar el deseo particular que emerge en la motivación para comenzar a construir el proyecto colectivo, es una acción tensionada desde la necesidad de implicarse en el momento histórico que entenderemos por presente. ¿Cómo hacerlo? Realizando el esfuerzo de distanciarse/desplazarse para la observación problematizadora del sujeto educador propio, que se caracteriza por:* resistir principalmente a las dinámicas relacionales pedagógicos tradicionales que vivió en su trayectoria educativa, en su formación práctica profesional y en la reflexión cotidiana sobre el ejercicio político pedagógico que se vive, en torno a la competencia, la obediencia, el encasillamiento, ¡la rigidez!, que se fomenta en las dinámicas de poder centralizadas en la determinación previa y específica de los resultados a obtener dentro de los espacios educativos.

Así, el deseo de reconocer que; como sujetxs polítcxs en el presente histórico es necesario identificar cómo los procesos de aprendizaje son considerados por nosotrxs como herramientas vivas y políticas para el cultivo de relaciones sociales cada vez más respetuosas, activas y organizativas como motor transformador de las realidades que vamos identificando.  

La radicalidad que impulsa el construir conocimiento reconociendo la base, el lugar, o la posición desde la que el investigador reconoce estar habitando, validando la importancia a la expresión del deseo que motiva la construcción de conocimiento, decantando en el actual trabajo, en identificar que el deseo es reconocer las relaciones experienciales intersubjetivas que componen al sujete histórico, como la frecuencia disonante que busca intencionadamente armonizarse con aquel conjunto otro, de disonancias compañeras con las que, completa o fragmentariamente, se vive, comparte y/o reflexiona sobre el ámbito educativo presente que vivimos y su potencialidad.

_____________

El sentido de la articulación de los siguientes dispositivos, brota básicamente de dos intereses compartidos por el grupo: el de disponer de la posibilidad del arte como forma de expresión y comunicación de lo aprendido en el espacio para la construcción de dichos dispositivos, y la consideración de entender las experiencias propias dentro de las relaciones que establecemos con otres.

Otros Hilos del Tejido