MILITAR LOS SUEÑOS

Esta semana en Anansi nos acompañó nuestra querida Beatriz Gentile; las reflexiones que nos regaló en torno a la importancia de la memoria histórica superan por mucho el mero ejercicio de recordar o de nombrar el pasado, en efecto, las experiencias históricas adquieren sentido en la medida que se articulan con el presente, que lo activan y lo interpelan en forma de conciencia histórica.

En Nuestra América, donde la historia da cuenta de múltiples vejaciones contra las ciudadanías, el papel de la memoria histórica hacelas veces de lentepara explicar nuestro presente y para potenciar los movimientos sociales que no cesan de andar caminos de equidad. Las consignas que surgen en las distintas latitudes: el Nunca Más en Argentina, el Queremos Paz en Colombia, entre otras, dejan de ser simples consignas para convertirse en imperativos ético-políticos donde conscientemente se exige la no repetición de escenarios de injusticia e impunidad, es, en palabras de Beatriz: exorcizar el trauma.

En una sociedad hipermediatizada, donde se empieza a padecer del síndrome del “eterno presente” y donde el relato de los acontecimientos pierde vigencia a una velocidad que pareciera no permitir mayor reflexión sobre la información que se da de losmismos, surge el reto (y para esto está la herramienta de la memoria histórica) de jerarquizar los eventos de acuerdo a su potencial articulador, a su urgencia y a su condición de posibilidad de abrir otros caminos, de florecer en los campos que han querido regar de esterilidad, de juntar las manos frente a la ficción del sálvese quien pueda. Porque si hay una característica en Nuestra América, como nos lo señala Beatriz, es la de poder construir colectivamente a pesar de los embates del individualismo, y hay resistencia al individualismo no por prejuicio sino por experiencia, las articulaciones colectivas son el resultado del actuar con memoria histórica.

No podemos cerrar sin mencionar la invitación que nos hace Beatriz de militar las ideas, esto es, de ir caminando hacia los horizontes propuestos, pensándolos y a la vez realizándolos, lo que implica necesariamente transformar la realidad, intervenir en ella, transgredirla, transformarla, dejar de ser un espectador (que bien puede ser erudito) y pasar a ser un militante de lossueños, donde seguro nos encontraremos millonesagarrando el timón de nuestra historia.

Podcast completo en:

Otros Hilos del Tejido